BIENVENIDO

 
 
  • Tito AstudilloSarmiento

Sinergia: Ver, hacer, lograr…

“…desde el punto de vista del nativo, el pintoresco es el turista”, genial metáfora de Eduardo Galeano, para dibujar el manto de relatividad sobre el cual sentamos nuestra interpretación de hechos y escenarios en que se sucede la historia, nuestra historia.


Esta semana, en un curso de la Fundación Franklin Covey, sobre el concepto de la sinergia, desde el modelo: ver-hacer-lograr, para, más allá de la retórica procurar el desarrollo del hábito, el facilitador nos propuso una reflexión sobre el ejemplo de Mauricio.


Mauricio es una pequeña isla Estado, ubicada en el océano Indico, con una población de cerca de un millón dos cientos mil habitantes, con un nivel de analfabetismo menor al dos por ciento y un pleno empleo de cien por ciento, si, cien por ciento.


En Mauricio conviven hinduismo, islamismo, budismo y cristianismo, variado mosaico de credos que condiciona, desde cada cosmovisión, una cultura: sus usos, costumbres y tradiciones; modos de pensar y de actuar; pero, llama la atención que, en Mauricio la conflictividad social es baja, bajos los índices de violencia: “la policía de Mauricio no usa armas”, las religiones no confrontan, la tolerancia no es retórica: es cultura cotidiana; es práctica efectiva.


Sinergia desde su concepto primario “acción conjunta de varios órganos en la realización de una función”, hacia su desarrollo dinámico que sugiere que: “el todo es más que la suma de sus partes”, demanda construir sociabilidad para desarrollar confiabilidad; así como solidaridad para construir confianza; variables necesarias pero no suficientes, la sinergia demanda de una transformación profunda del paradigma social.


El modelo ver-hacer-lograr; regreso sobre el taller, convoco y comparto, la reflexión de un ciudadano de Mauricio, quien sostiene que: en tanto el paradigma dominante del eurocentrismo occidental es la “competencia”: lo que condiciona una cultura “ganar-perder” como práctica cotidiana, el paradigma oriental es “comprender”, reconocer el derecho a la diferencia, construir sobre ella.


No se trata de usar la misma ropa, hablar el mismo idioma, comer la misma comida, se trata de entender, valorar, respetar y fomentar las diferencias, no valorar una cultura o su credo desde el nuestro, ni valorar el nuestro desde el suyo, se trata de entender, respetar y sumar las fortalezas complementarias que residen en la diversidad.

 

CONTACTO

tito 5.jpg
 

Seguir

©2018 by Tito AstudilloSarmiento. Proudly created with Wix.com