BIENVENIDO

 
 
  • Tito AstudilloSarmiento

¿Qué lindo mundial!

En Fútbol a sol y sombra Eduardo Galeano sostiene que: “el fútbol y Dios se intersecan en la devoción que le tienen muchos creyentes y en la desconfianza que le tienen muchos intelectuales” y si, sin lugar a dudas el Mundial de Fútbol de la FIFA, del proclamado rey de los deportes, levanta, convoca: y provoca atención, conmoción y excitación a escala planetaria.


A la Copa unos, pocos, llegan para ganarla, otros para disfrutarla, todos para vivirla, cada selección marca su techo entre el veredicto de los expertos y la expectativa de los adeptos, cada copa se jugaba entre la depurada técnica de los cuadros europeos y la picardía e imaginación de los impredecibles sudamericanos.


La fiesta de la Copa del Mundo prende la ilusión de todos, unos juegan para refrendar su historia, otros para reencontarla; así por ejemplo, esta semana escuche a un hincha uruguayo decir: “ganaremos a lo Uruguay, medio gol a cero, pero ganaremos…”, otros juegan a retarla, domarla y escribirla, ¿por qué no México, por qué no? Unos apuestan sobre la disciplina táctica, otros sobre la solvencia física, otros sobre la genial habilidad para romper los esquemas e inventar un inesperado momento que transforma la historia, pero todos, todos juegan a, como alguna vez confesaba Batistuta: “con la selección buscar la gloria…”


Más allá de los favoritos y revelaciones, de las sorpresas y decepciones, de los pasos cansinos de las estrellas a las que exigimos cargar, no solo con el equipo, sino con la historia de la camiseta y la pasión del hincha, más allá de los candidatos prefabricados, los construidos, los auto-declarados y los que van inscribiendo a fuego de goles su camino, más allá de la disciplina y la técnica, de la magia y la gambeta, de la planificación y el esquema táctico, del descuido, el gol en contra y la remontada, en la base misma de la pasión están el esfuerzo, el compromiso, el amor propio y el amor por la camiseta, que se muestran y expresan en actitud combativa que irradia y contagia que prende en las gradas y en el corazón de la hinchada la fiesta el fútbol.


Para ganar la Copa, la disciplina táctica es necesaria, pero no suficiente, la destreza técnica es necesaria, pero tampoco alcanza, la imaginación para inventar algo diferente y romper la inercia del partido es necesario, pero tampoco alcanza, al trípode planteamiento, técnica e imaginación debe sumársele la determinación, la convicción, el compromiso, si, el compromiso con la camiseta, los compañeros y la hinchada, el compromiso con uno mismo para no dar tregua a la adversidad ni al cansancio, para levantarse reinventarse y seguir adelante sin renunciar al derecho de construir en la chancha el sueño de levantar la gloria a la que invita Moscú el próximo 15 de julio…

 

CONTACTO

tito 5.jpg
 

Seguir

©2018 by Tito AstudilloSarmiento. Proudly created with Wix.com