BIENVENIDO

 
 
  • Tito AstudilloSarmiento

No hace nada…

Ensucia, ladra y asusta, aquel “no hace nada” se lee diferente desde la otra orilla; si desde la perspectiva del otro; esa perspectiva ajena que no entendemos, la que ni siquiera consideramos, mucho peor valoramos o entendemos…


Cuenca, la Santa Ana de las Aguas, una ciudad que vive en torno a ocho orillas llenas de vida que convocan y nos convocan, en ellas podemos caminar, trotar o correr; por deporte, salud o distracción; entre parques lineales, por la mañana o al final de la tarde. Las orillas de nuestros ríos son espacios públicos, es decir comunes, espacios de todos y para todos, significa que su uso y disfrute nos pertenecen a cada uno dentro del colectivo; y, por tanto son espacios donde deben primar el respeto por el derecho, así como la consideración y buena vecindad.


Sin embargo, ese paseo, personal o familiar, tristemente está sujeto a sortear la negligencia de la educación ausente, esa que se expresa en ese “no hace nada” de dueños poco considerados que dejan correr sueltas sus mascotas…


“No hacen nada” pero no quiero arriesgarme a que usted se equivoque, no hacen nada pero no quiero andar a saltos para esquivar su excremento, no hacen nada pero usted debería hacer algo más…


Las mascotas necesitan salir a correr, para ello hay correas que garantizan, para los demás, la seguridad de no tener que corroborar aquel “no hace nada”; hay fundas y escobillas para recoger los excrementos que no son abono para la pista…


“No hacen nada” parece el punto de intersección entre las mascotas de ciudadanos faltos de educación, consideración y urbanismo; y, las instituciones encargadas de vigilar el cumplimiento de las normativas que garantizan un contrato social amplio, inclusivo e incluyente…


“No hacen nada” no es la respuesta que demuestra el respeto por la norma y el ciudadano, es la respuesta desconsiderada de la educación ausente que, llena de irresponsabilidad, en ocasiones de desafiante soberbia, vulnera el derecho al uso y disfrute del espacio común…


Soy, me declaro y reconozco defensor de los derechos de los animales, pero creo que el respeto por las normas de convivencia y por la seguridad de los transeúntes no es disonante con ellos, lo disonante es la falta de educación y cultura de un grupúsculo de ciudadanos que no miran más allá de su comodidad asumida como derecho sobre los demás.


Creo que es preciso que instituciones de control emprendan campañas y operativos que nos permitan; las primeras, concienciar a la ciudadanía; en tanto que, los segundos, sancionar la negligencia de los reincidentes.

4 vistas
 

CONTACTO

tito 5.jpg
 

Seguir

©2018 by Tito AstudilloSarmiento. Proudly created with Wix.com