BIENVENIDO

 
 
  • Tito AstudilloSarmiento

Mostrar, mostrarse o ver

Un festival se hace para mostrar, mostrarse o simplemente para ver, me comentó, hace varios años atrás, un amigo mientras tomábamos un café y conversábamos sobre esta “nueva” dinámica de hacer y gestionar la cultura en nuestra urbe.


Mostrar y mostrarte porque es ventana y vitrina; mostrar lo que haces: tu producción, tu propuesta; mostrarte como contenedor y destino: contenedor para eventos de alto nivel; destino turístico desde una agenda sólida que complementa la visita; o, simplemente para ver, porque es escuela, para conocer, para aprender e incorporar las nuevas tendencias de expresión en una dirección o lenguaje determinado.


El Festival de Cine La Orquídea de Cuenca llega a su Séptima Edición, consolidando su presencia en el imaginario y en nuestra agenda ciudad, en el camino construye y se construye, desarrolla una dinámica propia y simbiótica con la ciudad que lo acoge y con la que se proyecta.


Un festival es mostrar, mostrarse y ver, ver el mundo por la ventana, aprender de él, incorporar nuevos elementos, técnicas y saberes, mostrar nuestras propuestas de un cine joven pero profundo y de gran potencial y prospectiva; y, mostrarnos como ciudad, como destino, pues a la historia, al patrimonio a la belleza paisajística y la calidez de nuestra gente se suma la oferta de una agenda cultural sólida y de calidad.


El Festival convoca en Cuenca públicos de diferentes latitudes, y de eso también se trata, pues el turismo regional también es turismo y, como tal, es un disparador de encadenamientos que provocan una dinámica redistributiva del ingreso.


El dinero desde la definición histórica de su propio constructo en la sociedad es, primero, unidad de cuenta, es decir, unidad numérica estándar de medición de valor de bienes y servicios en el mercado; segundo, depósito de valor en tanto permite transmitir poder adquisitivo real del presente a un momento futuro; y, tercero medio de pago, es decir, instrumento que facilita el intercambio de bienes y servicios e inyecta la dinámica que las sociedades requieren para hacer funcionar sus sistemas de oferta y demanda.


Unidad de valor, medio de pago y depósito de valor, las funciones del dinero definen, sobre un equilibrio la salud de una economía, sin embargo, cuando la función de depósito de valor degenera en acumulación por acumulación genera especulación, cadena degenerativa de la salud de un sistema. El turismo interno imprime una dinámica de circulación del dinero, genera encadenamientos y reduce los procesos de acumulación especulativa agregados.

 

CONTACTO

tito 5.jpg
 

Seguir

©2018 by Tito AstudilloSarmiento. Proudly created with Wix.com