BIENVENIDO

 
 
  • Tito AstudilloSarmiento

Cuenta, valor y cambio: el dinero electrónico

Dicen que la estadística es la ciencia que sostiene que “si tú tienes dos vehículos y yo ninguno, entonces, en promedio los dos tenemos uno”; motivo más que suficiente, en mi criterio, para abordar este artículo desde la lógica simple de las realidades cotidianas, más que de las cifras y agregados económicos nacionales.


Preguntas van y vienen en todas direcciones, ¿Qué es el dinero electrónico? ¿para qué sirve? ¿es conveniente su adopción? ¿es una estrategia del gobierno para salir de la dolarización? ¿servirá para transferir mis recursos al Estado para financiar su gasto en época de crisis?; y, un largo etcétera que van poblando la tertulia del café de oficina y del café de cafetería.


Creo que es necesario entender el dinero electrónico desde la definición histórica del constructo dinero en la sociedad, así, primero como unidad de cuenta, es decir, unidad numérica estándar de medición de valor de bienes y servicios en el mercado; segundo como depósito de valor en tanto permite transmitir poder adquisitivo real del presente a un momento futuro; y, tercero como medio de pago, es decir, instrumento que facilita el intercambio de bienes y servicios e inyecta la dinámica que las sociedades requieren para hacer funcionar sus sistemas de oferta y demanda.


Más allá del PIB, del PIB per cápita, del ahorro y la inversión agregados, de la estadística nacional; en la economía de lo real, en la economía del día a día, en el cotidiano bolsillo de los ecuatorianos, el dinero es medio de pago que pretende dinamizar la circulación de efectivo para, sin necesidad de incrementarlo, estimular la economía, pues, a mayor velocidad de circulación del dinero, mayor estímulo, desde la demanda, para el incremento de la oferta, por tanto de la producción, el empleo y el ingreso.


En esta dimensión se circunscribe el dinero electrónico, que, lejos de significar un monopolio estatal, representa un sistema controlado, de modo que no repita las distorsiones de la acumulación especulativa en que históricamente ya ha caído la economía nacional; generando así, una alternativa más para buscar fluidez y dinamismo de la economía, lo que da cuenta de una medida que, en tanto no es fuente de construcción de política monetaria no tendría que afectar la dolarización.


La clave de funcionamiento del sistema es la confianza, pues el dinero electrónico como medio de pago es viable únicamente en tanto los agentes cotidianos de la economía lo reconozcan y adopten como tal, de manera paulatina y vinculando el uso mixto de cuentas de dinero físico tangible con cuentas de dinero electrónico de acuerdo al uso y aceptación que éste vaya generando.

 

CONTACTO

tito 5.jpg
 

Seguir

©2018 by Tito AstudilloSarmiento. Proudly created with Wix.com